CALIBRACIÓN DEL COLOR

La calibración en la cadena gráfica intenta armonizar la representación de la imagen a través de los elementos que la componen.

En el universo de la preimpresión, la calibración del color consiste en hacer coincidir los colores de un dispositivo de visualizacicón de un documento (ej. una pantalla catódica o LCD) con la de un dispositivo de impresión de documentos (ej. una prensa offset). Estos dos tipos de dispositivos no cubren los mismos paneles de colores del espectro luminoso y reproducen los colores de modos diferentes y específicos (RGB/CMYK). Por ello es necesario calibrar la pantalla si desea obtener una impresión lo más fiel posible a la previsualización.