MARCAS DE REGISTRO

En la superposición exacta de las distintas planchas en un proceso de impresión, usualmente cada plancha corresponde a un color, por lo que la “falta de registro” es perceptible como un fallo en la superposición de colores. Para que las planchas o fotolitos no estén fuera de registro se añaden unas marcas pequeñas (en forma de rayas y cruces finas) que sirven para casar las distintas pasadas de tinta (ya sea en fotolitos, pruebas, planchas o impresos finales) y comprobar que el trabajo está perfectamente registrado en todas sus tintas.